Historias que Inspiran: My Wall

Como muchos sabrán (porque lo compartí en mis redes sociales) hace poco tiempo tomé la decisión de remodelar mi casa pues, me fascina el tema de decoración de interiores y por consiguiente disfruto mucho el poder rediseñar mis espacios por completo de vez en cuando. Llevar a cabo esta primera remodelación de mi casa no fue una tarea difícil en realidad, básicamente se trató de pintar paredes, comprar nuevos artículos para decorarla con la nueva onda que le quería dar y llenar un par de espacios que por muchos años mantuve vacíos. El reto verdadero fue precisamente este último “LLENAR UN PAR DE ESPACIOS” pues salí a buscar unos cuadros lindos y a buen precio en el mercado y ¿la verdad? Quedé completamente anonadada cuando vi cuanto pedían por ellos. Sin quitarle mérito a los artistas, pues considero que su arte es de gran valor, una persona como yo que trabaja la mayoría del tiempo y que disfruta de su casa solo al llegar la noche en realidad busca tener un espacio lindo y muy acogedor pero su prioridad no está en invertirle 5 millones o más a los cuadros de ella.

 

Empecé mi búsqueda hasta que me recomendaron a una mujer que no solo ya conocía, porque estudiamos en el mismo colegio, sino que además apreciaba un montón ¨Veronica Fonseca¨ La última vez que había hablado con ella supe que era una gran publicista y que trabajaba en una reconocida agencia, en ese entonces me buscó para hacer una activación muy chévere de una marca. Cuando me la recomendaron para el tema de los cuadros quedé un poco impactada, pues realmente no tenía ni idea de sus habilidades artísticas así que la contacté y le pregunté sobre este espectacular proyecto del que me habían hablado “My Wall”.

 

Vero me contó un poco sobre el concepto: “My Wall es una marca que nace en el 2014 con una filosofía muy clara: ¡Obras originales a precios que se pueden pagar!” ¡ESPECTACULAR! Era exactamente lo que yo estaba buscando y ¿qué mejor que encontrarlo en una joven emprendedora que además siempre quise un montón? Claramente le pregunté todo sobre su historia, pues, la verdad siempre he sentido fascinación hacia las historias de personas que han logrado volver sus ideas realidades. Le dije entonces “Verito cuéntame de la historia de esta belleza de empresa” y Vero me la contó más o menos así:

 

“Algo que no sabía y que realmente fue la clave del éxito, fue descubrir que eso que me fluye, que me nace, que se me hace fácil de hacer y que me encanta es a lo que le debo sacarle provecho. Pues, es lo que hace que lo que hago sea único, diferente e innovador.

 

En mi caso la facilidad y gusto por hacer manualidades, por crear y lograr combinaciones de colores atractivas y que a todo el mundo le gusten fue la base para desarrollar y crecer cada día mi emprendimiento.

 

Hoy en día miro para atrás y me impresiono de pensar que a mí nunca en la vida se me habría ocurrido montar una marca de arte y mucho menos vivir de ella, es decir la idea inicial no fue mía. Pero lograr que My Wall sea hoy en día una marca reconocida no sólo en el círculo que me muevo, sino que además día a día ese círculo se expande es el resultado de una mezcla perfecta entre idea y ejecución. Mi esposo, fue quien tuvo la idea hace muchos años de acercar el arte a la gente, pues su mamá ha pintado toda la vida y se dio cuenta que los cuadros que él tenía en su casa eran admirados por sus amigos y todos los querían tener. Encontrar ese público potencial y darse cuenta de que en el mercado eran pocas las opciones para suplir esta necesidad fue lo que hizo que la idea le retumbara a Andrés en la cabeza.

 

¡Entonces aparecí yo! Cuando estábamos de novios Andrés me contó sobre su idea ¡y yo me di cuenta de que podía hacerlo! Me encantaba pintar, cómo decía mi mamá “todo me quedaba lindo” afortunadamente crecí con esta idea ¡y me la creí! Creer que uno puede hacer lo que se propone es fundamental. Mi suegra empezó a enseñarme las técnicas que ella usaba y yo aprendía rápido, además era buena para vender y era muy acertada a la hora de recomendar y asesorar.

 

Soy una convencida de que nada pasa por casualidad, todo es resultado de las decisiones que tomamos. Andrés y yo al tomar la decisión de casarnos definimos que nuestra prioridad iba a ser el matrimonio, pero, yo trabajaba hasta tarde casi todos los días de la semana montando eventos y vivía llena de viajes, así no iba a tener tiempo para nuestra nueva casa y para él. Decidí renunciar a mi trabajo como publicista y enfocarme en esta nueva idea, tuve tiempo para pensar, fui una feliz ama de casa como esas de antes que se preocupaban por su nuevo hogar, por aprender a cocinar, organizar las finanzas familiares y consentir a su marido. ¡Así! Así fue cómo gracias a Dios y a seguir sus instrucciones todo se dio perfecto para crear My Wall. Complementé e impulsé mi nueva empresa con los conocimientos que traía al haber trabajado en publicidad seis años, además aproveché la cantidad de contactos que cultivé en ese tiempo y que hoy en día son mis clientes y mis proveedores. Poder aplicar el aprendizaje de esos años en comunicación, imagen y filosofía de una marca ha sido algo fundamental para el posicionamiento de My Wall. “Diciendo y haciendo” ha sido lo que me ha caracterizado y por lo que en el mundo laboral me destacaba, era una ejecutiva organizada, que planeaba y ponía todo a andar a tiempo para que las cosas resultaran. La sumatoria de todo eso se ve reflejada en el trabajo que hacemos hoy en día con My Wall.”

 

Quise compartirles la historia de mi amiga Vero, porque es una prueba más de que sí podemos lograr lo que soñamos, los invito a conocer muchísimo más sobre My Wall en sus redes sociales: Instagram: @shopmywall // Facebook: Shop My Wall.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *